Search

Ver portada de hoy

Editorial

¿Caro y malo? aumentó el pasaje en las busetas, esto opinan los Ibaguereños

Desde antier 16 de enero, el pasaje de buseta en Ibagué incrementó $ 300, tal y como se había anunciado los primeros días del año, dejando el valor del transporte público colectivo en

Más por leer

Compartir esta noticia en:

Desde antier 16 de enero, el pasaje de buseta en Ibagué incrementó $ 300, tal y como se había anunciado los primeros días del año, dejando el valor del transporte público colectivo en $ 2.500, la decisión se adoptó según la Administración municipal luego de que el alza se soportara en análisis técnicos, financieros y teniendo en cuenta los costos de la canasta del gremio transportador.

Sin embargo, el anuncio de un incremento sigue generando inconformidad para algunos usuarios, quienes de forma reiterada insisten en que antes de pensar en un costo más elevado del pasaje, se debe hablar de las necesidades que tiene el transporte público en la ciudad y la mejora en la prestación del servicio.

A través de las redes sociales, varios ciudadanos expresaron su opinión, entre las querellas está la limpieza, aseo y vida útil de los vehículos, además se ha hecho énfasis en el número de frecuencias de algunas rutas y el cumplimiento de horarios.

Obeimar López, a través de redes sociales expresó su descontento “el servicio de transporte es muy malo, ayer (domingo) estuve más de media hora esperando la ruta 15 y nunca pasó. Las rutas del barrio Ambalá solo trabajan hasta la 8 p. m. perjudicando a muchas personas en esos barrios y una tarifa que prácticamente es de servicio de transporte masivo, este es un servicio ordinario, con busetas antiguas, sucias y contaminadoras”.

Otro ciudadano indicó que en la decisión no se tuvo en cuenta la opinión de veedores ciudadanos, quien dice deben estar incluidos en este tipo de decisiones.

“En el decreto que dictó la Alcaldía se dijo que de común acuerdo entre las partes y nunca se consultaron las veedurías ciudadanas que para el caso representan a los usuarios que en últimas son los más perjudicados pero así se gobierna en esta ciudad”, expresó William Rubiano.

Carlos Bejarano Ávila, indicó que al gremio se le debe hacer una reingeniería en el servicio, “es lo peor que hay”.

Varios usuarios de redes sociales señalaron que con ese cobro, es momento de que los ciudadanos exijan a los operadores mayor cumplimiento.

“Más les vale que trabajen mínimo hasta las 10:30 p.m. y no hasta las 7:30 p. m., que tengan buen servicio con el usuario, que mantengan las busetas lo más limpias posibles, que no hablen por celular cuando van manejando. Hay que exigir y hacer valer esos $ 2.500”, sostuvo Luis Felipe.

Esta redacción habló con un conductor del gremio quien frente a las quejas de algunos usuarios salió al paso, por ejemplo en el tema de la limpieza de las busetas dijo que es complejo, porque paradójicamente terminan siendo algunos usuarios quienes atentan contra los vehículos.

“No son todos, pero el usuario rompe los cojines, raya los puestos, las paredes, ensucian el carro, se les pone cestas para que boten la basura y la dejan dentro de los cojines. Es muy berraco estar mandando arreglar cada rato lo que el carro tiene bueno, así no hay ninguna plata que alcance, pero lógico, esto es de parte y parte”, expuso.

Frente al paso de las frecuencias dijo, “la idea no es pelear con el usuario, se trata de darle la mejor frecuencia a las rutas, lo que pasa es que hay rutas que debido a la cantidad de pasajeros no pueden pasar más seguido, a veces es imposible, tendrían que haber entonces más carros para cubrir la demanda de tiempo y es absurdo porque a veces ni siquiera hay la cantidad de pasajeros deseada, que tal fuera más seguido”, expresó el conductor quien reseñó que a eso se suman contratiempos en el recorrido como los trancones, aunque reconoció que hay colegas que a veces pareciera que olvidan que su labor es movilizar a los usuarios y circulan a bajas velocidades.

¿Una decisión a la ligera?

En su columna de opinión del 16 de enero, el exsecretario de Desarrollo Rural, César Picón indicó que la decisión que adoptó la Alcaldía resultaría ser una “concesión ligera” ante el paro de transportadores que se registró en diciembre y acotó que son los ibaguereños quienes pagaran los platos rotos, esto por el impacto al bolsillo.

A su juicio, no existió un estudio juicioso para determinar el incremento.

“Con ese valor del pasaje, una persona que gane el salario mínimo y que tenga que tomar 4 transportes en el día, tendrá que invertir más del 23 % de su ingreso pagando pasajes, en cifras, de 43.350 pesos al día que se gana incluido el auxilio de transporte, tendrá que bajarse de 10.000 pesos, 1 de cada 4 pesos ganados”, dijo el exfuncionario.

Más noticias de hoy:

Conoce nuestra suscripción digital:

ANUNCIO
ANUNCIO
ANUNCIO
ANUNCIO
ANUNCIO

Compartir esta noticia en:

Encuentra las noticias más recientes en tú correo electrónico