Search

Ver portada de hoy

Editorial

ELN, Disidencias incrementan el reclutamiento de menores forzado en Antioquia

De acuerdo con cifras de la Defensoría del Pueblo, en ocho municipios antioqueños se han registrado 45 reclutamientos de menores. Grupos armados ilegales en Colombia, como el ELN, las disidencias

Más por leer

Compartir esta noticia en:

De acuerdo con cifras de la Defensoría del Pueblo, en ocho municipios antioqueños se han registrado 45 reclutamientos de menores.

Grupos armados ilegales en Colombia, como el ELN, las disidencias de las FARC y el clan del Golfo, están reclutando a menores de edad en colegios de Antioquia como parte de sus estrategias para aumentar sus filas. Según la Defensoría del Pueblo, se han registrado 45 casos de reclutamiento en ocho municipios antioqueños en los primeros cuatro meses de 2023. Desde noviembre de 1999 hasta abril de 2023, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar ha atendido a 7.382 menores víctimas de reclutamiento forzado, de los cuales algunos se han desvinculado voluntariamente y otros han sido recuperados por las Fuerzas Militares.

Antioquia, Chocó, Cauca y Nariño son los departamentos con mayor registro de casos de reclutamiento. Los grupos armados utilizan diversas modalidades, como el enamoramiento, la entrega de dinero, cigarrillos o armas, y también se infiltran en los colegios para reclutar a sus compañeros mediante regalos y dinero. Los menores reclutados son categorizados según sus futuras funciones dentro de las estructuras de los grupos armados, y las niñas también son explotadas en actividades ilegales y servicios sexuales. Los grupos armados limitan la libertad de cátedra de los docentes y amenazan a quienes incumplen sus parámetros. Además, utilizan las redes sociales para difundir videos y promover el reclutamiento.

Los grupos armados ilegales, como el ELN, las disidencias de las FARC y el clan del Golfo, han recurrido al reclutamiento de menores de edad como parte de sus estrategias para fortalecer y expandir sus filas en Colombia. Estos grupos se aprovechan de la vulnerabilidad de los jóvenes y utilizan tácticas coercitivas para obligarlos a unirse a sus estructuras.

En el departamento de Antioquia, específicamente, se ha observado un preocupante aumento en los casos de reclutamiento durante el año 2023. Según datos de la Defensoría del Pueblo, en los primeros cuatro meses del año se registraron 45 casos de reclutamiento en municipios como Cáceres, Remedios, Segovia, Briceño, Yarumal, Angostura, Ituango, Valdivia y Campamento.

Los grupos armados recurren a diferentes métodos para atraer y reclutar a los menores. Algunas de las estrategias identificadas incluyen el uso de regalos, como dinero, cigarrillos, armas o motocicletas, así como el engaño a través del enamoramiento. La oferta de sumas de dinero considerables, que pueden llegar a ser de uno a tres millones de pesos, resulta especialmente tentadora para los jóvenes que se encuentran en situaciones económicas precarias.

Además de la infiltración en los colegios, donde los grupos armados buscan establecer contactos directos con los estudiantes, también se ha detectado el reclutamiento a través de las redes sociales. Utilizando perfiles falsos y creando eventos y grupos, los grupos insurgentes difunden videos en los que promocionan sus actividades diarias, incluyendo el transporte de drogas y el uso de consignas persuasivas para atraer a los jóvenes hacia sus filas.

Estas prácticas no solo constituyen una grave violación de los derechos de los niños y adolescentes, sino que también perpetúan la violencia y el conflicto armado en el país. Organizaciones como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y la Defensoría del Pueblo han estado trabajando en la identificación, protección y reintegración de los menores víctimas de reclutamiento forzado, pero la magnitud del problema sigue siendo preocupante.

Es fundamental que se fortalezcan las políticas de prevención, se promueva la educación en derechos humanos y se brinde apoyo psicosocial a los jóvenes para contrarrestar estas prácticas de reclutamiento. Asimismo, se requiere un enfoque integral que aborde las condiciones socioeconómicas desfavorables y promueva oportunidades de desarrollo para los jóvenes, con el fin de evitar que caigan en las redes de los grupos armados ilegales.

Más noticias de hoy:

Conoce nuestra suscripción digital:

ANUNCIO
ANUNCIO
ANUNCIO
ANUNCIO
ANUNCIO

Compartir esta noticia en:

Encuentra las noticias más recientes en tú correo electrónico