Search

Ver portada de hoy

Editorial

Terroristas de la desinformación

Por: Luis Carlos Rojas García. Decir que el periodista tradicional y los políticos de siempre son una verdadera vergüenza gracias a sus técnicas de chisme y enredos es poco, realmente

Más por leer

Compartir esta noticia en:

Por: Luis Carlos Rojas García.

Decir que el periodista tradicional y los políticos de siempre son una verdadera vergüenza gracias a sus técnicas de chisme y enredos es poco, realmente es poco para la náusea que esta gente le produce a uno, cuando uno les escucha sus discursos llenos de falacias. Creo que no necesito nombrarlos porque incluso, hasta quienes les siguen férreamente, saben que algo en toda la basura que hablan está mal.

No obstante, uno sabe que personajes como Dávila, por no ir muy lejos, son adictos al billete, al poder y la fama. Y, aunque se lea grotesco, uno puede entender que la motivación de personajes de baja calaña como este, pues es eso, dinero, poder y reconocimiento.

De la misma manera, uno puede entender que un bufón como Polo Polo no tiene nada que perder al salir a decir tantas incoherencias juntas. Y no tiene nada que perder simplemente porque no le importa el país, ni su gente, ni nada. Ese lamebotas como muchos otros, incluso, como los intelectuales de aquella universidad de cuyo nombre no quiero acordarme, va por los suyo y si logra reconocimiento, pues mucho mejor para él.

Entonces, aunque no compartamos ese comportamiento de sabandijas que tiene toda esa gente, uno los entiende, porque están allá metidos y necesitan cual lauchas seguir en el barco. Sin embargo, lo que a uno le cuenta trabajo entender es cómo personas que no tienen nada que ver con esa gente, les adoran, les comen cuento y lo peor, les ayudan a difundir su terrorismo desinformativo.

Y aquí tengo que decir que ni siquiera son la gran mayoría de personas humildes quienes hacen parte de los terroristas de la desinformación, aunque también hay gente pobre que sabe que están en la inmunda por culpa de esa manada de corruptos y los siguen apoyando; la gran mayoría son personas con estudios, con vidas acomodadas, pero, con una ausencia de empatía abrumadora.

De ahí que no sea raro estar recibiendo a diario y en repetidas oportunidades durante una sola jornada, todo un montón de ataques, porque no se le puede llamar de otra manera, a través de las redes o del mismo celular.

Sí, la nueva metodología de estos terroristas de la desinformación es compartir todas las barrabasadas que los medios corruptos tradicionales de la mano de políticos sinvergüenzas que se hacen llamar oposición.

Desde los memes más estúpidos, hasta los montajes peor diseñados llegan a nuestras redes. Eso sin contar, que se dan mañas de tergiversar lo que sea, entrevistas, comentarios, ademanes, todo, absolutamente todo es utilizado en estas fábricas del horror.

Por esta razón, vale la pena ser selectivos en esta guerra de la desinformación, el chisme y todas esas bajezas que los inescrupulosos y sus cómplices utilizan para desestabilizar las propuestas que podrían darle el cambio que tanto necesita el país.

Aunque, esa metodología gorrina no es propia de Colombia, por estas tierras y más allá vemos que ocurre exactamente lo mismo. De ahí que depende de cada uno de nosotros como personas realmente pensantes y críticas, el darle uso adecuado a este cáncer tecnológico diseñado para seguir haciendo daño a la gente y sus pueblos.

Recuerde: No comparta esa basura y si tiene dudas de algún tema, investigue con los medios alternativos porque le puedo asegurar que no va a encontrar respuesta en los medios corruptos tradicionales prostituidos por el poder a través de los tiempos.

Más noticias de hoy:

Conoce nuestra suscripción digital:

ANUNCIO
ANUNCIO
ANUNCIO
ANUNCIO
ANUNCIO

Compartir esta noticia en:

Encuentra las noticias más recientes en tú correo electrónico