Search

Ver portada de hoy

Editorial

Henry Escobár desacató orden judicial de derribar el muro: Sec. de Gobierno

La humilde vivienda de la familia Pérez Bocanegra sigue tapada por el muro, lo que obliga a ingresar a través de una pequeña puerta contigua al edificio del comerciante, Henrry

Más por leer

Compartir esta noticia en:

La humilde vivienda de la familia Pérez Bocanegra sigue tapada por el muro, lo que obliga a ingresar a través de una pequeña puerta contigua al edificio del comerciante, Henrry Escobar Ceballos.

La familia Pérez Bocanegra ha sido perjudicada por la construcción de un muro de 27 metros por parte de un poderoso comerciante del Tolima, Henry Escobar, conocido como Mica peinada. A pesar de que un juez ordenó la demolición del muro, esta orden no ha sido cumplida hasta el momento. Se cree que la construcción del muro fue una represalia después de que la familia se negara a vender su propiedad al empresario.

Los Pérez han vivido en su casa, ubicada en el sector de Mirolindo en Ibagué, durante más de 60 años. La vivienda de dos pisos y cuatro habitaciones es actualmente habitada por tres hermanas, propietarias del inmueble, y algunos de sus hijos. Sin embargo, desde el año 2015, su vecino Henry Escobar se mudó al sector y la felicidad de la familia comenzó a desvanecerse.

Henry Escobar Ceballos es un comerciante de aguardiente y otras bebidas alcohólicas, empresario de la vida nocturna y padrino de políticos locales en el Tolima. Se sabe públicamente que tiene estrechos vínculos con el conocido y poderoso Clan Barreto o Barretismo. Además, es socio y representante legal de Escobar & Arias, una empresa que distribuye los productos de la Licorera de Cundinamarca en el Tolima. Al parecer, Escobar deseaba comprar el terreno de las Pérez Bocanegra para expandir su negocio de distribución de alcohol, pero ante la negativa de las hermanas, se cree que al parecer decidió tomar represalias.

Inicialmente, instaló grandes vallas frente a la residencia de las Pérez. Meses después, construyó un enorme muro de 27 mestros de altura que no solo les quita visibilidad, sino que dificulta su acceso al inmueble. Ahora, desde la casa de la familia solo se ve el imponente muro de ladrillo quque les obstruye la vista a la calle y a la libre movilidad a la misma. Las hermanas Pérez creen que la intención del poderoso vecino es invisibilizar su propiedad, opacarlos, aburrirlos para que finalmente vendan, pues esta casa contrasta con el moderno edificio del empresario que se ubica al lado de la casa.

El caso llegó a los tribunales y en diciembre de 2017, la Secretaría de Gobierno de Ibagué ordenó a Henry Escobar que demoliera el muro. Sin embargo, Escobar solo demolió una parte de la construcción. Stella Pérez, una de las afectadas, solicitó al juez encargado del caso que obligara a Escobar a completar la demolición.

El juez declaró en desacato al funcionario de la Secretaría de Gobierno de Ibagué encargado de hacer cumplir la orden, pero esta decisión fue impugnada y el Tribunal Administrativo del Tolima no solo revocó la sanción, sino que determinó que Escobar ya había cumplido con el fallo, es decir, que aunque parcialmente el muro fue demolido, la justicia determinó que Henrry ya había dado orden cumplida a la sentencia.

Finalmente, aunque un juez ordenó la demolición del muro, esta orden no ha sido cumplida y la humilde vivienda de la familia sigue afectada por esta construcción que dificulta su acceso. Se cree que el motivo detrás del muro fue la negativa de la familia a vender su propiedad al empresario, es decir, un constreñimiento. El caso ha generado controversia y aún no se ha obtenido la respuesta de Henry Escobar sobre la situación, se espera que las autoridades reactiven el caso y actuen nuevamente.
Fuente: La Otra Verdad

Más noticias de hoy:

Conoce nuestra suscripción digital:

ANUNCIO
ANUNCIO
ANUNCIO
ANUNCIO
ANUNCIO

Compartir esta noticia en:

Encuentra las noticias más recientes en tú correo electrónico